CERTIFICARSE DE ACUERDO A NORMAS ISO 9000

J. M. Lorioso

La implantación de Sistemas de Aseguramiento de Calidad bajo normas ISO 9000 supone importantes ventajas para las empresas nacionales que quieran acceder al mercado internacional.

Incluso para las compañías cuyo objetivo es abastecer el mercado interno, la certificación puede ser un elemento determinante en su política comercial y empresarial.

Pero más allá de las ventajas que las ISO 9000 presentan a la hora de ganar mercados locales e internacionales, la incorporación de estos sistemas implica beneficios aún más significativos en el ordenamiento interno de las empresas, lo que inexorablemente se traduce en mayor eficiencia de los procesos productivos de las compañías.

La aplicación de las normas impone la delimitación precisa de los objetivos a cumplir, la asignación clara de responsabilidades para articular el trabajo en equipo y un importante cambio de mentalidad en todos los integrantes del área, lo que finalmente se traduce en un nivel de sincronización de tareas que permite bajar los costos de funcionamiento de la empresa.

Pero las normas ISO 9000 son apenas el punto de partida hacia un sistema integral de calidad.

Una vez obtenida la certificación hay que agregar un conjunto de herramientas dirigidas a consolidar el proceso de mejora continua. La conducción de Auditorias Internas y el establecimiento de Programas de Acciones Correctivas son dos de las más utilizadas aunque no son las únicas.

a clave está en comprender que una vez que se ha alcanzado un sistema seguro y ordenado las empresas cuentan con el marco de condiciones adecuado para avanzar de manera sostenida en el camino de la Calidad.

Los aspectos clave de un proceso de certificación son:

1. Decisión de la Alta Dirección: La decisión de incorporar ISO 9000 debe ser asumida por la Alta Dirección de la empresa, no sólo porque así lo indica formalmente el primer requisito formal de la norma, sino porque de ello depende absolutamente el éxito del sistema en el mediano y largo plazo.

2. Énfasis en la documentación: Los sistemas de calidad están fundamentalmente sustentados en la fiabilidad de la información que la empresa pueda exhibir ante sus clientes externos e internos.

3. Responsabilidades y acciones definidas: El sistema se asienta en la definición clara y precisa de cada una de las actividades, con la descripción de los procedimientos a cumplir y la delimitación de los responsables de cada actividad.

4. Formación y compromiso del equipo: Las políticas de calidad deben involucrar a todos los niveles de la empresa. Eso se logra a través de la formación y la participación activa de todo el personal a través de los grupos de mejora y otros programas.

5. Sistemas auditables: Las auditorías de certificación y los seguimientos posteriores ofrecen la garantía ante los ojos del cliente de que el Sistema de la Calidad sigue vigente.

6. Inversiones a medida: Las normas no exigen inversiones en tecnología, excepto las imprescindibles en caso de no contar con equipos de medición acordes con las necesidades de precisión requeridas en el proceso.

7. Resultados concretos: Desde el mismo momento de la implementación del Sistema de la Calidad se comienzan a verificar los avances en la reducción de costos improductivos y de reprocesos.

8. Mejora continua: El sistema de calidad bajo normas ISO 9000 constituye un piso desde el cual luego se puede avanzar hacia un plan calidad total. Con esto se logra tener una herramienta mínima como para empezar a adicionar e incorporar otros instrumentos, como la evaluación de costos de la No Calidad, el control de stocks, el just in time, la reingeniería, etcétera.

9. Oportunidad de crecer: Las normas ISO 9000 constituyen un aval para ingresar a nuevos mercados internacionales, y para ampliar las posibilidades de nuevos mercados nacionales. Son una carta de presentación de reconocimiento internacional de vital importancia para quien esté decidido a aprovecharlas.

La apuesta a las Normas ISO 9000 es una apuesta al orden y la eficiencia en la producción.

Es una apuesta a la calidad y la competitividad.

Pero fundamentalmente, es una apuesta al crecimiento.

 

 

No permita que nada lo desaliente. Siga esforzándose.

No desista nunca de su propósito.

Esa ha sido la norma seguida por la gran mayoría

de los que han logrado el éxito. Naturalmente

que el desánimo hará su aparición, pero lo importante es

superarlo, y si usted puede hacerlo

¡el mundo será suyo!

Dale Carnegie

 

 

 

LIDERES EFECTIVOS


Gerardo Cárdenas

Según los expertos hay siete tipos de acciones específicas que llevan a cabo los líderes exitosos, independientemente de la organización que dirijan o causa que promuevan.

Los líderes eficaces …

….. hacen que los demás se sientan importantes. Si sus objetivos y decisiones están centradas en su persona, sus subalternos perderán el entusiasmo rápidamente. Haga hincapié en los puntos fuertes y en los aportes de sus discípulos, en lugar de recalcar las bondades que usted tiene como jefe.

……Promueva una visión. Los seguidores necesitan tener una idea clara del lugar adónde usted los está dirigiendo y necesitan entender por que ese objetivo es valioso para ellos. Su trabajo como líder es ofrecer esa visión.

…siga la regla de oro. Trate a sus seguidores de la forma como a usted le gustaría ser tratado. Los líderes abusivos atraen pocos seguidores leales.

….admita los errores. Si las personas sospechan que usted está encubriendo sus propios errores, ellos también ocultarán sus errores y usted no tendrá a disposición información valiosa para tomar decisiones.

..Critique a los demás solo en privado. Los elogios en públicos estimulan a sus subalternos a superarse pero las críticas en público sólo sirven para ponerlos en una situación embarazosa y ganarse la animadversión de todos.

…manténgase cerca de la acción. Debe hacerse visible para los miembros de su organización. Converse con la gente, visite otras oficinas y lugares de trabajo, formule preguntas y observe como está siendo administrada la empresa. Con frecuencia, usted logrará una mayor comprensión de su trabajo y tendrá nuevas oportunidades para motivar a sus subalternos.

…practique el juego de la competencia. El impulso competitivo puede ser una herramienta valiosa si la utiliza correctamente. Fije los objetivos del equipo y recompense a los miembros que cumplan o superen esas metas. Examine sus fallas, y celebre los éxitos de su grupo.

Tomado de El Nacional