BOLETIN INFORMATIVO

Abril, 2004

Eventos

2703/04, Taller "Introducción a ISO 9001/2000 con una duración de 5 horas dictado por nuestra Consultora Checira Dugarte.

A continuación el artículo del mes

LÍDERES Y RESPONSABLES

Artículo del Club de la Efectividad

club@efectividad.net. http://www.efectividad.net

Cuando lideramos una organización -o una comunidad- somos parte de los problemas que en ella ocurren. Tener la iniciativa de resolver esos problemas, no nos "libera" de nuestra parte de responsabilidad por su existencia. Si ocupamos un rol de liderazgo, siempre tenemos parte de la responsabilidad ante un problema. Ya sea por haberlo creado... o por no haberlo evitado.

Aunque no sea fácil, antes de repararlo... debemos preguntarnos por qué se rompió! Si reconocer la responsabilidad ante una situación negativa es algo bastante difícil de hacer para cualquier persona, para alguien con un rol tan "expuesto" como el líder lo es más. Debemos ser conscientes de que, si culpamos a los demás (empleados; clientes; gerentes; etc...), estamos a la vez negando que somos parte de la situación y que, como ella... debemos cambiar!

Como líderes, si adoptamos un estilo que "señala a los demás" y les presiona para que cambien, es muy probable que las personas deseen "deshacerse de nosotros"... de alguna manera. Pero si les acompañamos, enfrentamos junto a ellos la situación y aceptamos nuestra responsabilidad por el estado de cosas, fortaleceremos nuestra posición.

Guillermo, fundador y director de una cadena textil, enfrentó el reto del cambio cuando su empresa empezó frir problemas financieros. En quince años, él había transformado una pequeña tienda familiar en una cadena con diez sucursales y más de cien empleados. Estaba acostumbrado al crecimiento de su negocio, pero su estrategia ya no daba los resultados esperados. Luego de un balance negativo, supo que la compañía enfrentaba un serio riesgo.

Entonces, decidió contratar a un consultor para que analizara con más profundidad los problemas y propusiera medidas para revertir la situación. El consultor le presentó tres conclusiones: debía fortalecer la marca, reducir los costos fijos y, antes de hacer las dos anteriores... debía involucrarse en el problema!

El consultor le explicó que la empresa podía realizar la transición necesaria... con o sin él. Si quería participar del futuro, debía asumir la responsabilidad por el presente. Debía hacer sustanciales cambios en sus creencias y en sus conductas. Sin ello, los empleados -seguramente- resistirían los cambios exigidos.

A Guillermo le costaba escuchar este mensaje: estaba acostumbrado a que sus creencias y conductas le trajeran beneficios! Además, se preguntaba si -a los 55 años- tendría la capacidad de admitir sus errores y corregir el curso de acción...

Sin embargo, creyó en el diagnóstico y se comprometió a cambiar, personal y profesionalmente. Comenzó a aceptar su participación en la crisis y a modificar aquellas conductas que la profundizaban. Todos en la empresa vieron esto de manera positiva y comprendieron que -su líder- estaba enfrentando las mismas responsabilidades y riesgos que el resto.

Cambiar es siempre un gran sacrificio. Para hacerlo, muchas veces debemos elegir entre dos valores igualmente importantes... y a nadie le agrada este tipo de elecciones! Confrontar la "brecha" entre nuestros valores y conductas, requiere atravesar un período de contradicciones internas para alcanzar -finalmente- una inevitable pérdida.

Hay líderes que no se dan cuenta, ni aprecian, el sacrificio que exigen en los demás. Quienes no experimentan el cambio en sus valores o conductas, no entienden lo difícil que es. De igual manera, muchas personas no ven la gravedad de la situación que atraviesan y prefieran no cambiar, a tener que enfrentar un futuro incierto.

Además de clarificar los valores y propósitos que justifican un cambio, el líder debe reconocer la pérdida y ser consciente de las renuncias exigidas. Las personas están dispuestas a hacer sacrificios, pero necesitan saber que estos valen la pena.

Ser líderes y responsables no es igual a ser líderes irresponsables... Ejercitar un liderazgo responsable implica ayudar a las personas a cambiar. Para hacerlo, no hay otro camino que involucrarse profundamente con el cambio... y vivirlo!

"La diferencia entre lo que hacemos
Y lo que somos capaces de hacer
Resolvería los problemas más grandes
que hay en el mundo"
Gandhi