BOLETIN INFORMATIVO

Junio, 2004

¿ENRIQUECES? UN COMPROMISO CON LA CALIDAD (Última parte)

Mª Carmen Camacho Gil

Un buen profesional trabajará siempre en lo que se viene llamando "nuestro círculo de influencia", se planteará la vida y el trabajo desde "lo que depende de mí", tratando así de cambiar sus circunstancias en la medida que sea capaz de ir ampliando su círculo de influencia. 

No se puede asumir que la falta de medios la asuman los trabajadores con su buena cara y su profesionalidad, pero, volviendo al "círculo de influencia" del que hablábamos antes, sólo desde ahí podemos trabajar para cambiar nuestra realidad social. Es mi responsabilidad apoyar a aquellos partidos políticos que desarrollen favorablemente su función, es mi responsabilidad mantenerme o cambiar de actividad laboral (cuando me sea posible) si no va en la dirección que persigo, es mi responsabilidad comprometerme con la calidad en mi trabajo.

La motivación parte de las necesidades y deseos. A veces nos encontramos con personas que tienen "dormida" esta parcela de su interior, por falta de autoconocimiento, por inmadurez, por represión, etc. El caso es que tienen un grave problema, ellos y la sociedad en su conjunto.

Cuando escucho decir a un joven desempleado: "me da igual", "si me sale algo", "de lo que sea", pienso: ¿qué espíritu de superación, qué compromiso de calidad, qué proyecto de vida tendrá? Y cuando a muchos de ellos les escucho historias tremebundas de sus puestos de trabajo anteriores (sin contrato, horarios abusivos, despidos improcedentes, etc.) entiendo que se han hundido sin despegar primero.

Arañando un poquito debajo de esas palabras, nos encontramos con personas que carecen de confianza en sí mismas, y que incluso han perdido la imaginación para pensar qué tipo de trabajos podrían desarrollar y cómo tratar de encontrar un empleo por algún otro medio que no sea estar apuntado a la oficina del INEM. 

No parece haber correlación entre nivel de estudios y actitud ante el trabajo. Hay licenciados que se encuentran derrotados sin acabar siquiera la carrera y gente sin estudios que "se comen el mundo" y a los que no les faltan oportunidades de trabajo visto su CV. El trabajo es un recurso escaso y difícil para todos (para unos más que otros, sin duda), pero la actitud ante él, y sobre todo la confianza en las propias capacidades para salir adelante, son la clave del éxito. 

Yo que me estreno como madre, he dejado de preocuparme por si llevo a mi hijo a un colegio privado o público, si le dejo en la guardería o le pongo a una persona que lo cuide en casa cuando yo no estoy, si trabajo 8 o 4 horas al día. No es un tema sólo de dinero y de tiempo, es también de madurez, de profesionalidad.

También los padres debemos ser profesionales en casa y no sólo en el trabajo. Nos agobiamos o nos enamoramos del proyecto que supone vivir y dar vida, dirigir y ser dirigidos, servir y dar servicio. Eso depende de nosotros, de nuestra actitud.

Pero hagas lo que hagas recuerda:

SÍ IMPORTA lo que piensas de ti mismo, condiciona tus posibilidades en la vida.

SÍ IMPORTA lo que piensas de los demás, se lo transmites quieras o no.

SÍ IMPORTA lo que votas en las urnas, las leyes se aprueban en el Parlamento.

SÍ IMPORTA lo que admites y no admites de los demás, es tu responsabilidad pedir que te respeten.

SÍ IMPORTA el compromiso que adquieres con el mundo.

Todo lo que nos pasa en la vida, lo bueno y lo malo, nos está enseñando cosas y nos está dando la oportunidad de conocernos y superarnos. No tengas miedo a equivocarte, ese es el primer "pecado" de los perfeccionistas.

"La confianza en sí mismo, produce convicción.
Hace que los demás crean en nosotros"
O.S.Marsden

TRES REGLAS PARA TRABAJAR EN EQUIPO

Boletín Ideas Ejecutivas, México

www.ideasejecutivas.com

Los tres pasos clave: Si la cabeza no está bien, el cuerpo no funciona. Uno de los aspectos importantes de la productividad es la eficiencia y eficacia del director.

Cuando Lee Lacoca se incorporó a la fábrica de vehículos Dodge, no cambió a ningún obrero, los integró en un proceso productivo, en poco tiempo la fábrica se convirtió en la más exitosa de Estados Unidos, el Sr. Lacoca había sido despedido por incompetente y por tener ideas diferentes a la fábrica de vehículos Chevrolet.

En las grandes corporaciones, cada cual ve sólo por su departamento o sección que le corresponde, sin embargo, esto sólo conduce al fracaso. Para integrar un grupo productivo es necesario llevar a cabo 3 pasos:

1.- Definir y difundir la filosofía de la institución: Se establecen los objetivos de la empresa acordes a la misión de la misma, "Cuál es el compromiso con los clientes", esto da al personal una identidad y razón de ser de su trabajo diario.

2.- Definición de objetivos: El director general es el responsable de definir los objetivos de la empresa, cada área o la sección debe tener bien definida su responsabilidad, los objetivos deben ser.

3.- Integración del grupo directivo: Se debe partir del conocimiento profundo de sus integrantes con una comunicación efectiva entre los directivos, conociendo los ámbitos sociales, familiares y empresariales, trabajando en equipo por bien de la empresa.

La aplicación de estos tres pasos hará que todos los integrantes de la empresa se conozcan y se unan a la dinámica productiva de integración del grupo. De esta manera evitaremos que cada cual vea sólo por su área, para minimizar desperdicios, duplicación de funciones y los gastos inútiles.

Los integrantes de una empresa trabajan en equipo por el bienestar de la misma, pensando en satisfacer a los clientes.

 

Un líder auténtico actúa de manera tal
que sirve para elevar a aquellos que están a su alrededor

Seab M. Georges